Linux Mint 18.2 “Sonya” y mi vuelta a Cinnamon

La semana pasada se publicaron las versiones Mate, Cinnamon, KDE y XFce de Linux Mint 18.2, nombre en clave “Sonya”, lo cual me ha venido de lujo por la historia que viene a continuación.

Antes tenía un clónico con un Intel Core i5-2400s y una gráfica Gigabyte GTX750 que iban de fábula con Mint 18.1 Cinnamon, pero cambié a un NUC de Intel, el NUC6I5SYH con un i5 Skylake. Con este ordenador tenía graves problemas de tearing y un funcionamiento a tirones de cualquier efecto gráfico del escritorio. Probé a cambiar de kernel y de drivers de video, pero la única salida fue probar con el escritorio Mate, con el que ya rendía todo en condiciones, aunque sea un entorno poco moderno.

Este fin de semana he probado a hacer “upgrade” desde la 18.1 a la 18.2, sin más intención que estar al día. Al actualizar algunas cosas del área de notificación de Mate se desajustaron, por lo que pensé en hacer una instalación limpia manteniendo /home menos algunas configuraciones de personalización de Mate para evitar esos problemas. Pero antes me dije, ¿por que no probar que tal va Cinnamon?, así que instalé su meta-paquete y… ¡sorpresa!, Cinnamon va totalmente fluido al igual que los videos de Youtube. Así que finalmente hice una instalación limpia con Cinnamon y por fín vuelvo a tener mi escritorio favorito en marcha.

De momento a parte de solucionar dicho problema he visto que el consumo y la temperatura del NUC es menor, aunque todo podría estar relacionado. Además gracias a la magia de GNU/Linux he tenido todo funcionando en muy poco tiempo, sin tener que configurar Thunderbird, Firefox, Steam con todos sus juegos, Telegram, Spotify… una pasada.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *