Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Terminus Posts

Arreglando mi viejo Thrustmaster Ferrari GT Experience

No suelo jugar demasiado, salvo como ya comenté mas abajo de vez en cuando a World of Warcraft y algún clásico, pero este verano me había entrado el mono de algún juego de conducción. Como he puesto el Xeon como PC “gamer” con Windows 10 pues ya aproveché y monté el volante:

Como siempre mis juegos no son muy recientes, así que primero probé con el TOCA Race Driver 3. Algún problemilla de compatibilidad con Windows 10 e incluso algún problema de rendimiento que no llegué a mirar, pero lo peor es que al rato el coche se me iba a la derecha y me fastidiaba la carrera. Decidí probar entonces con el TOCA Race Driver 2, que salvo porque tengo que editar a mano un archivo para jugar a 1080p no me dio problemas para hacerlo funcionar. Además recuerdo que en otro PC llegué a acabármelo y con este mismo volante. Pues nada, ni una carrera completa, el coche se va a la derecha y se acabó.

Tirando de memoria recuerdo que la última vez que intenté jugar con el TOCA RD 3 ya me lo hizo, y hablamos de un ordenador diferente del todo, con Windows 7 y como únicos elementos comunes el propio juego y el volante.

Buscando soluciones

Pues nada, lo primero ver si había algún driver reciente aunque Windows 10 me lo había detectado. Sí, lo hay, me da más opciones pero nada, al rato lo mismo. Me lío a mirar páginas y foros y llego a la conclusión que o lo arreglo o lo tiro y me compro otro. El problema de esto último es que o tiro de segunda mano o me compro el equivalente actual al que tengo, que tiene detalles del volante en rojo y poco más, porque parece que las gamas medias/bajas de esta marca tienden a hacer cosas parecidas.

Pues nada, me decido a desmontarlo a ver si suena la flauta. Como a veces parecía que se perdía conexión con el ordenador me decido a repasar las soldaduras de la única placa que lleva, algo así:

Ahí está centralizado todo, incluida la conexión USB.

Otra cosa que hago, un poco a lo burro, es ir al potenciómetro o lo que sea que hay al extremo del eje del volanta (una explicación muy técnica la mía) y ahogarlo un poco en alcohol. Tras empaparlo muevo el volante un rato y monto de nuevo.

¿Resultado?, pues de momento ya he podido realizar unas 6 carreras cortas del TOCA Race Drive 2 sin problemas cuando antes no llegaba a hacer ni una, así que de momento… ¡conseguido!.

Ahora a descargar el Grid Autosport, que me lo pillé baratito en unas rebajas de Steam porque era compatible con Linux y mira por donde con gráficas Intel no va, aunque en Windows si lo hace, pero bueno, más lo disfrutaré con una GTX 750.

Deja un Comentario

Linux Mint 18.2 “Sonya” y mi vuelta a Cinnamon

La semana pasada se publicaron las versiones Mate, Cinnamon, KDE y XFce de Linux Mint 18.2, nombre en clave “Sonya”, lo cual me ha venido de lujo por la historia que viene a continuación.

Antes tenía un clónico con un Intel Core i5-2400s y una gráfica Gigabyte GTX750 que iban de fábula con Mint 18.1 Cinnamon, pero cambié a un NUC de Intel, el NUC6I5SYH con un i5 Skylake. Con este ordenador tenía graves problemas de tearing y un funcionamiento a tirones de cualquier efecto gráfico del escritorio. Probé a cambiar de kernel y de drivers de video, pero la única salida fue probar con el escritorio Mate, con el que ya rendía todo en condiciones, aunque sea un entorno poco moderno.

Este fin de semana he probado a hacer “upgrade” desde la 18.1 a la 18.2, sin más intención que estar al día. Al actualizar algunas cosas del área de notificación de Mate se desajustaron, por lo que pensé en hacer una instalación limpia manteniendo /home menos algunas configuraciones de personalización de Mate para evitar esos problemas. Pero antes me dije, ¿por que no probar que tal va Cinnamon?, así que instalé su meta-paquete y… ¡sorpresa!, Cinnamon va totalmente fluido al igual que los videos de Youtube. Así que finalmente hice una instalación limpia con Cinnamon y por fín vuelvo a tener mi escritorio favorito en marcha.

De momento a parte de solucionar dicho problema he visto que el consumo y la temperatura del NUC es menor, aunque todo podría estar relacionado. Además gracias a la magia de GNU/Linux he tenido todo funcionando en muy poco tiempo, sin tener que configurar Thunderbird, Firefox, Steam con todos sus juegos, Telegram, Spotify… una pasada.

Deja un Comentario

Vuelta a Azeroth

No recuerdo si van dos o tres años sin jugar a World of Warcraft, pero este verano me he decidido a volver como un ejercicio de relax, como quien ve una serie o lee un libro. De nuevo mis personajes, especialmente Elderil y Palantïr, volverán a estas fantásticas tierras.

Y ya que lo comparo con leer… estoy a punto de acabar la Trilogía Marciana de Kim Stanley Robinson, y aunque no soy tan fanático de la literatura fantástica como de la de ciencia ficción, he pensado que sería buena idea empaparme de la historia o lore de Warcraft. Este es el orden que me han dado en otro foro para enterarme un poco mejor de la historia:

  • El Ascenso de la Horda (Novela)
  • Warcraft: Orcs and Humans (Juego)
  • El Último Guardían (Novela)
  • Warcraft II: Tides of Darkness y Beyond the Dark Portal (Juego)
  • Mareas Tenebrosas (Novela)
  • Más allá del Portal Oscuro (Novela)
  • El Día del Dragón (Novela)
  • El Señor de los Clanes (Novela)
  • Warcraft III: Reign of Chaos y The Frozen Throne (Juego)
  • Arthas: La Ascensión del Rey Exánime (Novela)
  • El Ciclo del Odio (Novela)
  • World of Warcraft (Juego)

Además en el foro oficial tenemos este otro hilo con mucho más detalle.

Deja un Comentario

Buscando la distribución ideal, un camino sin fin

No es que sea un distrohopper, pero imagino que como todo seguidor de la senda del pinguino he probado más de una distribución GNU/Linux con la que sentirme cómodo. Así que voy a tratar de hacer un pequeño ejercicio de memoria para ver de donde vengo y finalmente comentar donde voy o donde pretendo ir.

Las primeras tomas de contacto

No tengo una gran memoria, pero creo la primera vez que intenté instalar una distro Linux fue con una que vino en un CD de alguna revista o libro del sector. Concretamente fue Slackware, aunque no recuerdo la versión. No se ni si conseguí algo, lo que si se es que no lo llegué a usar ni mucho ni poco, simplemente probé a instalarla.

La segunda intentona fue con RedHat, de la que si recuerdo un poco más darme de leches con el proceso de instalación, pero de nuevo no recuerdo ni que entorno gráfico cargué si es que lo conseguí, pero me suena a que era fvwm o similar. De nuevo no llegué a usarlo.

Ahora si que sí, empezando en serio

Esta vez ya nos pusimos mi hermano y yo mano a mano con el tema, ya que a los dos nos encantaba la filosofía que había detrás del software libre, así que fuimos a por la distro mas amigable del momento, Mandrake 8.1:

Esta llevaba un entorno KDE 3.x que me resultó muy amigable. Posteriormente fuimos pasando por la 8.2, 9.0 y poco más, no se si la última fue la 9.2. Tengo muy buenos recuerdos de esta distribución y si no me equivoco es además con la que entré a formar parte de HardLimit.

Nuevas influencias, HardLimit e Internet

Gracias a la excelente comunidad Linux que había en el foro, y a que las conexiones a internet eran cada vez más populares decidí ir a la carga con Debian. Con Debian pasé a Gnome 2.x, momento a partir del cual nunca me he vuelto a sentir a gusto con la apariencia de las aplicaciones QT. Además en aquella época GTK era libre y QT no recuerdo si tenía un origen reciente privativo o algo no totalmente libre, y he de reconocer que me estaba volviendo un poco talibán, aunque por aquellos tiempos aún era incapaz de dejar de usar Windows.

Quizás sea esta época en la que más aprendí, cuando menos pereza me daba pelearme con el terminal y siempre pienso que alguna vez volveré a ella.

Y llegó Ubuntu, como Debian pero fácil

No se si fue un bendito día o un fatídico día, pero una distro llamada Ubuntu empezó a subir como la espuma y se hizo la más popular de todas gracias a que, pese a ser hija de Debian, hacía automáticamente muchas de las cosas que en Debian debíamos pelear y configurar a mano. Esa sencillez, unido a su aspecto de Debian “tuneado” en colores naranjas o marrones (creo que primero fue el naranja) y mi reconocida perrería hicieron que me adaptara rapidísimo a ella y que ya no volviera nunca la vista atrás.

Pero Ubuntu tampoco es perfecta y ninguna lo era

O al menos dejó de serlo para mí, como para muchos. ¿Y que es lo que pasó?, pues que abandonaron Gnome 2.x para pasarse a Unity, cuya filosofía empezaba a buscar la tan ansiada convergencia entre el escritorio clásico y lo táctil, y a mi sinceramente no me gusta. Entonces pasé por un desierto en mis sentimientos hacia el software libre en cuya travesía pasaron varias etapas:

  • Dejé de usar Linux salvo Ubuntu server para el mini-servidor que siempre solía tener y empecé a usar casi en exclusiva Windows 7.
  • Volví a Mandrake, o mejor dicho Mageia (heredero espiritual) para seguir usando Gnome 2.x, pero por ahí ya no iban los tiros de los escritorios modernos y ya estaba muy hecho a los sabores de Debian y su APT.
  • Probé Gnome Shell, concretamente con Fedora, pero me sentía un poco como con Unity (¿pero que narices les pasaba a todos con los escritorios?).
  • A KDE solo le dí una pequeña catada pero seguía sin ser de mi gusto y las primeras versiones 4.x tampoco iban muy allá.

¿También Microsoft?

Pues sí, no se trata de GNU/Linux pero a estos les dio por el engendro llamado Windows 8 que era muy rápido pero que hacía tomaba un camino similar a Gnome y Unity. Personalmente me duró menos incluso que Windows Vista o Windows Millenium, así que seguí con Windows 7 y probando distros, pero no quedándome con ninguna.

Y entonces llegó Mint, otro discípulo de Debian

Pues sí, una distro basada en Ubuntu, que a su vez estaba basada en Debian se hizo eco de tanto usuario insatisfecho con los nuevos entornos y propuso una distro aún más sencilla que Ubuntu y con dos escritorios prinicipales que seguían una filosofía más clásica. Estos son:

  • Cinnamon: Basado en Gnome Shell pero con el clásico menú de inicio, barra de tareas, etc. Aúna un aspecto moderno badado en GTK3 con un uso clásico.
  • Mate: Un fork de Gnome 2.x, más ligero que el anterior y en un principio con GTK2 pero que poco a poco va migrando a GTK3.

El primero de ellos es mi favorito pero en determinados ordenadores como desde el que escribo esto (Gigabyte Brix con un modesto Celeron) me va mejor Mate.

¿Aquí acaban los cambios?

¡Jamás!, aún hay muchas cosas por descubrir y por mejorar.

Linux Mint me resulta más cómoda que ninguna otra distro, pero desde que uso varios ordenadores con micros Intel y gráfica integrada (casi no juego) he visto varios fallos en Cinnamon que me hicieron descartarlo, y Mate tiene algunos aspectos que lo hacen un poquito desfasado.

Así que sigo buscando alternativas. He probado KDE/Plasma que ha evolucionado una burrada, pero sigue habiendo algo que no me cuadra y que me hace no estar a gusto con las aplicaciones QT, así que descartado de nuevo. Y ahora estoy pensando seriamente en probar Fedora 25, con Gnome Shell (también ha evolucionado y su estética me gusta, su uso no se yo) y Wayland por defecto.

Ya veremos por donde sigo…

2 Comments

Enroque de ordenadores

Pues seguimos con los cambios de ordenadores y sus funciones. Estos son los que intercambian sus puestos:

Gigabyte Brix GB-BXBT-2807

Este mini-PC estaba al lado del NUC para las situaciones en las que requería un Windows a mano (tenía Windows 10), y ahora pasa a estar en casa de mis padres con Linux Mint 18.1 Mate y le he cambiado el SSD de 30Gb por otro de 120Gb que estaba en el HTPC. El HTPC lo he optimizado todo lo posible para poder trabajar con esos 30Gb, tampoco necesito más.

La razón del cambio es quitar trastos de casa de mis padres, ya que este permite tener todo en una pequeña mesa que se compró hace un cerro de años para tener el Spectrum y la TV de 14″. Más adelante quiero ponerle un monitor Dell o HP de unas 19″ y altavoces acoplados como lo que tengo en el trabajo. Lo ideal en este caso es dar con un modelo que permita acoplar el BRIX a su parte trasera mediante su adaptador VESA, que tenga altavoces como los mencionados y ya sería le leche con USBs incorporados. Este es el modelo que tengo en el trabajo pero no se puede acoplar nada por VESA sin quitar la peana:

Rizando el rizo estaría bien que fuera LED (el de la foto no lo es) por el tema de consumos.

Clónico Xeon L5430 ITX

Este ordenador lo tenía en casa de mis padres por que dispone de suficiente potencia como para codificar videos sin que se eternice y poder verlos en la TV familiar, pero al final es mucho más cómodo llevar el pequeño Acer Aspire E11 y conectarlo por HDMI.

Antes llevaba Windows XP para el tema de juegos algo antiguos y Linux Mint 18.1 Cinnamon para todo lo demás, pero ahora va a ser el ordenador del trasteo, tanto para pasar los tests del Banco de pruebas de HardLimit probando hasta que punto puedo practicar overclocking, como para instalar juegos que se resistan a GNU/Linux y posteriormente a saber, posiblemente un pequeño entorno de virtualización para aprender.

En un principio llevará Windows 10, pero no descarto muchas otras combinaciones porque se trata de que este ordenador se trague todas las perrerías y los demás sigan haciendo sus funciones habituales.

2 Comments

Un nuevo inquilino y vuelta a reorganizar

Acaba de llegar un nuevo inquilino a la casa, este pequeño portátil Acer:

Procesador: Intel Celeron N2840 (2,16 Ghz / TDP 7,5 W. / 1 Mb. Cache L2).
Memoria: 2 Gb. DDR3L a 1333 Mhz. (Ampliable a 8 Gb.)
Disco Duro: 32 Gb. SSD eMMC
Sistema Operativo: Windows 8.1 (64 bits)
Red: Gigabit Ethernet y Wifi-N.
Tarjeta Gráfica: Intel HD Graphics (Integrada). 
Pantalla: 11,6″ HD (1366×768) con tecnología LED. 
Dimensiones: 292x211x21 mm.
Peso: 1,29 Kg.
Otros: 2 puertos USB (uno de los cuales es USB 3.0), salida HDMI, lector de tarjetas SD/MMC, touchpad multi-táctil y webcam HD.

 

Mi intención es deshacerme de mi viejo Asus Eeepc 1000h y del tablet Unusual que uso poco (el tablet nada, ya que tengo un Xiaomi Mi Pad mucho mejor). Lo encontré a buen precio de segunda mano y aunque no tiene grandes prestaciones me da mucho más juego que el Asus, es como 5 veces más potente en cuanto a procesador, más usable por su pantalla y tiene HDMI y soporte para aceleración de videos FullHD (he leído que incluso 4K, pero es me da igual) por lo que podré usarlo para reproducir contenido multimedia en TVs que den algún problema con mis videos o directamente no tengan reproductor multimedia. De paso para viajes irá genial.

Además esto me hace replantearme el uso de los aparatos que tengo, sin contar equipos “retro”.

Hasta ahora

En mi casa

  • Intel NUC i5 Skylake como PC Principal.
  • Gigabyte Brix n2804 como segundo PC.
  • Athlon 5150 AM1 como HTPC.
  • Eeepc 1000h como portátil de apoyo y temas de red.
  • Tablet Unusual con Windows 8.1.
  • Tablet Xiaomi Mi Pad.

En casa de mis padres

  • Xeon L5430 como único ordenador. Este equipo era sobre todo para poder aprovechar su potencia para algunos juegos y codificación de video, pero ahora pierde un poco de sentido.

¿Y a partir de ahora?

Pues muchas dudas, aunque he de reconocer que andar con trapicheos de estos me gusta.

Mis prioridades últimas siempre han sido simplificar. Por ejemplo en casa de mis padres podría montar algo como lo que sigue. Gigabyte Brix con un monitor Dell de como mucho 19″ con altavoces acoplados. El Brix iría acoplado a la parte trasera con su soporte VESA, lo que me ahorraría mucho espacio. Solo juego a cosas retro y no necesitaría potencia para codificar video ya que para eso enchufo el Acer a la TV que sea y listo.

El problema es que haría ahora con el Xeon. Me da más versatilidad que el AM1 por su compatibilidad Linux y más potencia bruta, pero debería buscar otra caja ya que la que tiene actualmente no cabe en el hueco para los aparatos de la TV y en la del AM1 tengo problemas de espacio para meter su disipador.

Otra posibilidad es usar el Acer en casa de mis padres de forma itinerante, pero no me convence. Además seguiría con la duda del Xeon, aunque el Brix podría hacer de HTPC (ya lo hizo hará un año).

En fin, dudas y divagaciones varias, veré como hago.

2 Comments

Literatura de la escena Retro

La escena retro de nuestro país tiene una salud de hierro, y para muestra mis dos últimas adquisiciones literarias:

El Mundo del Spectrum

Es un libro realizado por los integrantes de la web El mundo del Spectrum y que cada cierto tiempo nos regalan un podcast de mucho nivel en el que a parte de recordar viejos tiempos también analizan la escena actual de los ordenadores Sinclair y realizan entrevistas de los más jugosas a gente de la escena actual, a protagonistas de la llamada “edad de oro del software español” e incluso a estrellas internacionales como John Ritman o los Oliver Twins.

El libro en sí es un resumen de la historia del más popular de los micro-ordenadores de nuestro país, desde el germen que propició su creación, su época dorada y los años que siguieron al finalizar su vida comercial hasta llegar a nuestros días, donde una legión de entusiastas le ha dado nueva vida.

Aquí está mi libro:

La Enciclopedia Homebrew

Y he aquí un claro ejemplo de que el software puede vivir sin grandes compañías detrás del mismo modo que la música existía antes que las discográficas y seguirá existiendo después.

La Enciclopedia Hombrew son ya un par de libros cargados de pequeños análisis de juegos nuevos para viejas máquinas realizados por cientos de usuarios sin más objetivo que divertirse y conseguir aquello que muchos de pequeños queríamos hacer, crear un juego para nuestros ordenador. Aunque el homebrew para estas máquinas existe desde el mismo momento que se pusieron a la venta es hoy día cuando ha adquirido mayor relevancia, gracias a los nuevos medios y por las ganas de seguir alimentando a aquellas máquinas que están fuera ya de mercado.

Lo dicho, dos tomos ya de una enciclopedia llena de juegos para Spectrum, Amstrad CPC, MSX, Commodore 64, Atari ST, Amiga, consolas Sega y Nintendo, Neo-Geo… y muchas máquinas más.

3 Comments

Un nuevo comienzo…

…y van muchos ya.

El verdadero comienzo

Hace años que empezó a interesarme el tema de tener un bitácora personal para escribir sobre las cosas que iba haciendo y de paso trastear a mi manera con páginas webs, ftps, diseño gráfico, etc. El que se creara un hilo en el foro de HardLimit sobre nuestras webs personales (tengo que buscar el hilo) hizo que lo tomara con más ganas y compartiera opiniones e ideas con otros foreros a través del mismo foro, Messenger y principalmente Jabber. A partir de ahí han sido muchos los comienzos, migraciones, etc…

Los medios

Ya ni recuerdo donde alojé mi primera bitácora, aunque me suena que fue en algún hospedaje gratuito. Podría decir que he pasado por todo esto ya:

  • Hospedaje gratuito.
  • Servidor virtual compartido con varios foreros (gracias Josefu que hizo genialmente de admin de nuestro servidor con Debian).
  • Hospedaje de pago en CDMon (aquí gracias a Membris Khan por la recomendación ya que funcionó de lujo mientras lo usé).
  • Servicio de blogs de Blogger.
  • Servicio de blogs de WordPress.com.

Y recientemente

Últimamente no tenía claro lo que hacer. Lo más parecido a una página personal que he mantenido con cierta asiduidad es mi perfil de Twitter (pincha en el pajarillo de la esquina superior derecha para acceder a él), aunque este verano estuve peinando la red para recuperar las entradas de todas mis páginas anteriores, sea a través de pequeños backups desperdigados por mi NAS o a través de archive.org. Tras tener ya cientos de entradas recuperadas decidí que esa amalgama de entradas ni era práctica, ni bonita, ni tenía mucho sentido a estas alturas, así que de retomar el tema sería de cero.

Y mira por donde HardLimit ha puesto a nuestra disposición un pequeño espacio para nuestras bitácoras y que mejor sitio que este para cerrar el círculo y volver a los orígenes.

Resumiendo

Pues que aquí estoy, para dar rienda suelta a mis cacharreos de una forma totalmente informal o para ir avisando de mis progresos en proyectos más elaborados que irán en el foro.

¡Saludos!

3 Comments